En primavera de 2015 viajé por el Báltico varias semanas. Con una mochila que pesaba exactamente siete kilos, botas de nieve y muchas ganas, crucé Letonia, Estonia y Lituania. No necesariamente en ese orden.