Traducción inglés-español del discurso de los negocios V

lenguaje de los negocios

Algunas características de los principales subdiscursos del lenguaje de los negocios: características del lenguaje de las finanzas

Se trata del lenguaje de los documentos vinculados a cualquier situación relacionada con la obtención y gestión del dinero en todas sus formas (moneda, divisas, acciones, seguros, préstamos, créditos, etc.). Emana de las entidades bancarias y financieras o de las empresas (cuenta de resultados, balances). Es un lenguaje en reciclaje constante, forzado por la aparición de nuevos productos que necesitan nombre. Podemos decir que tiene carácter mundial y de desarrollo relativamente reciente por lo que las asimetrías culturales son prácticamente inexistentes ya que existe una cultura común que es la de la globalización. En el caso de asimetrías lingüísticas, los problemas son muy reducidos dado el predominio del inglés en este ámbito profesional.  El registro es, a diferencia del jurídico y del económico, un registro coloquial e innovador, refleja constantemente la realidad de su entorno, por ejemplo, utiliza expresiones populares y familiares de la vida diaria. Un ejemplo en lengua española podrían ser “fondos paraguas”, “capital riesgo”, “goteo”, etc.

En el lenguaje de las finanzas hay abundancia de léxico de base anglosajona (por ejemplo cashflow, broker, dealer,call, put, swap, floor) en contraposición con el vocabulario económico y jurídico que es de base latina. Este vocabulario de origen anglosajón y de registro coloquial plantea más dificultades al traductor.

También en el lenguaje financiero son abundantes las siglas, acrónimos y formas lingüísticas mutiladas (por ejemplo las siglas en lengua inglesa EBITDA y  EBIT, que se puede decir que han pasado a la jerga financiera española, las siglas OPA en lengua española, las abreviaturas de monedas, o en lengua inglesa cap en vez de capital o deb en vez de debit). Asimismo, son numerosas las metáforas (por ejemplo, las referidas a animales, bear market y bull market, para “mercado bajista” y “mercado alcista” en inglés y “chicharro” en español para hacer referencia a un valor en Bolsa de baja rentabilidad). Se habla de dead cat bounce en relación con a temporary recovery from a prolonged decline or bear market, after which the market continues to fall. 

Otras características típicas de este lenguaje son la expresividad y la utilización de juegos de palabras, por ejemplo bubble cuando se habla de especulación o paper para designar los efectos comerciales como la letra de cambio, el cheque o el pagaré. En este sentido, podemos afirmar que el inglés gana al español en expresividad.

El lenguaje de las finanzas se caracteriza también por el gusto por lo lúdico y lo festivo o divertido; por ejemplo existe el término concert party, es decir, el grupo concertado de inversores que se ponen de acuerdo para adquirir la mayoría de acciones de una empresa por oferta directa o mediante una OPA.

Se trata de un lenguaje moderno, modernidad más acusada en inglés que en español. La claridad, la expresividad comunicativa y la brevedad expositiva son también características de este subdiscurso. Por ejemplo, el inglés financiero aprovecha también la capacidad de la lengua inglesa para formar palabras muy expresivas con la mera adición de una partícula: mainstream, upstream, downstream (en estos casos se utiliza el uso de la imagen del curso del río para hablar del sentido de las relaciones empresariales de una empresa matriz y sus filiales). En español podemos señalar algunos ejemplos: “valores bursátiles estrella” y “valores refugio”.

El lenguaje de las finanzas recurre mucho a los colores. En inglés, por ejemplo, The Big Blue (“gigante azul” en español, para referirse a la empresa IBM y sus acciones), blue chips (en español “valores refugio” o “valores estrella”, aunque en español se utiliza la mayoría de las veces el término en inglés), red tape (“papeleo” o “rutina administrativa”), red interest (“números rojos”, “intereses deudores”), greenback (en español “dólar” o  “billete verde”).

En español se utilizan muchos términos en inglés (préstamos), también se adoptan vocablos y estructuras (calcos léxicos y sintácticos). Los términos anglosajones por su brevedad y expresividad están entrando también en la jerga de los financieros españoles. Constantemente se están acuñando nuevos términos para nuevos productos; en el español de las finanzas hay, hasta el momento, una gran dependencia de la terminología inglesa, que por su brevedad expresiva se suele tomar prestada, sin hacer en muchos casos el mínimo esfuerzo por la búsqueda de un término español apropiado.

 

En la entrada de la semana que viene abordaremos algunas características de los principales subdiscursos del lenguaje de los negocios: características del lenguaje del comercio.

Pincha aquí para continuar leyendo e ir al siguiente post Traducción inglés-español del discurso de los negocios VI

Pincha aquí para ir al primer post de esta serie Traducción inglés-español del discurso de los negocios I

Comments
  1. Verónica Román | Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

traduccion.es utiliza cookies para que tengas mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies